fbpx

Selección Chilena: ¡Se va el tren!

Sin eufemismos, la selección chilena está al borde de la eliminación de la Copa del Mundo de 2022. Con la mitad de los partidos disputados, aunque sin enfrentar aún a Paraguay, el riesgo de afrontar los últimos seis cotejos por los puros aplausos es un escenario posible.

El equipo que dirige Martín Lasarte necesita las nueve unidades ante Perú, los guaraníes y Venezuela para seguir en carrera por el quinto lugar o, al menos, siete para conservar la ilusión.


Duro y complejo. En buena parte del medio futbolístico local persiste la sensación de que las dificultades de la selección nacional radican en la dirección técnica.

Está instalada una forma de jugar, a partir del notable ciclo de Marcelo Bielsa y Jorge Sampaoli, con el epílogo de la Copa Centenario con Juan Antonio Pizzi, sin considerar la evolución y devaluación los intérpretes.


Pasaron más de cinco años, los protagonistas de la selección chilena abandonaron el barco por el desgaste del tiempo y los sostenes del proyecto no llegan a la decena: Claudio Bravo, Mauricio Isla, Gary Medel, Charles Aránguiz, Arturo Vidal, Alexis Sánchez y Eduardo Vargas.

Erick Pulgar se sumó como pilar en la mitad del campo. En un torneo corto, de resolución rápida, como la Copa América, alcanzaría para competir.

Selección chilena en problemas: cada citación es un mundo distinto

En una campaña extensa, como las eliminatorias sudamericanas, las dificultades se agudizan, porque cada citación es un mundo distinto.

Las lesiones, suspensiones o momentos de los futbolistas provocan dificultades complejas de subsanar y obligan a encontrar respuestas en el estado llano. Ahí radica el entuerto para el cuadro del uruguayo Lasarte.

Consciente del inconveniente, su antecesor, Reinaldo Rueda, usó 60 jugadores, de los cuales 25 debutaron, para formar un plantel capaz de pelear en un frente muy amplio.

También te puede interesar Nuestro primer editorial: «El Motivo»

Le alcanzó para reformular la zaga central, con Paulo Díaz, Francisco Sierralta, Sebastián Vegas, Enzo Roco, Guillermo Maripán y el polifuncional Nicolás Díaz. No encontró laterales. Sus gestiones permitieron que Ben Brereton jugara por Chile, transformándose en una alternativa para un ataque famélico desde 2017.

Lee el artículo completo en la primera edición de Tribuna Andes. Consíguela gratis aquí