fbpx

¿Por qué aman a Marcelo Bielsa?

«Gracias Marcelo Bielsa por todo lo que has hecho por mí. Tú viste en mí lo que yo ni siquiera vi en mi mismo. Me ayudaste a crecer como jugador, pero por sobre todo como persona. Te deseo todo lo mejor en tu próximo capítulo. Gracias Marcelo, Vamos Leeds carajo”.

El mensaje de Kalvin Philips, un volante seleccionado inglés, en su Twitter refleja lo que significó el paso del rosarino por el club albo.

Porque, para los resultadistas, digamos que el DT logró el ascenso del club a la Premier League. Una alegría tremenda, tras 16 años oscuros.

Pero el duro presente, con las goleadas sufridas ante el poderoso Liverpool y el Tottenham como testimonios, significó el punto final a la relación de cariño y admiración entre el club y el DT.

¿Pero por qué aman a Marcelo Bielsa? En el apartado de títulos grandes, la tabla de Excel no se movió. Incluso, siendo más directos, no los hizo pelear la Premier League, ni los clasificó a torneos europeos.

Nada.

En una época donde maximizar los resultados en la cancha asoma como la única receta, los aplausos para el entrenador parecen una herejía imposible de aceptar.

No en este caso.

Lo han dicho varios integrantes de la Generación Dorada de la selección chilena para valorar el trabajo del rosarino. Y lo de Kalvin Phillips va en el mismo camino.

Bielsa es un entrenador que aporta una mirada del juego-y, para algunos, de la vida que lo hace más valioso que el común de los técnicos. No por usar tres delanteros o pedir un esfuerzo más que humano.

El Loco, no sé si con intención, suele hacer florecer a los que lo rodean, a sacar lo mejor de cada uno, a hacerlos mejores, en la cancha o fuera de ella. Por eso, la salida del banquillo del club del condado de Yorkshire del Oeste -que puede ser absolutamente comprensible cuando el descenso está tan cerca- provoca ese dolorcillo, esa inquietud inevitable, esa desesperanza continua.

Bielsa, a contramano del siglo XXI, está más allá de los resultados. Podrá parecer un contrasentido inevitable en estos tiempos.

Casi como una locura.

Pero, aunque algunos no lo acepten, suena como normal. Marcelo Alberto Bielsa es así.

Fotos: Pepe Alvújar

Puedes leer la columna en la revista aquí.

About the author

Pablo Aravena Wrighton (1969) es un periodista deportivo, cuya carrera comenzó en 1990 en el diario El Sur de Concepción. Fue reportero en las revistas Don Balón y El Gráfico Chile, y subeditor en Deportes de El Mercurio. Hoy es el editor de revista Tribuna Andes y comentarista de RedGol en La Clave.