Editorial: El aterrizaje

Imposible negarlo: fue lindo mientras duró. Codearse con grandes selecciones y percibir su respeto en un Mundial. Eso hoy es parte del pasado.