fbpx

Marcelo Salas: Bielsa, el futuro de la Roja y el fútbol chileno

Mediodía en Santiago. Vitacura y Alonso de Córdova. Marcelo Salas revisa su celular en el restaurante Starnberg. El tiempo pasó, llegaron los 40 y también los lentes para leer.

Sus hijas dejaron la adolescencia, son alumnas universitarias y la preocupación diaria del autor de cuatro goles en el Mundial de Francia 98, mejor jugador de América 1997 e ídolo de Universidad de Chile, es la campaña de Deportes Temuco, el club de su ciudad que batalla en el ascenso por retornar a Primera División.

Antes de partir a Lazio, en 1998, Marcelo Salas comentaba que al concluir su carrera se iría para su casa. La realidad muestra un presente opuesto, que el cordón umbilical entre el jugador que remeció la segunda mitad de los noventa y el fútbol es indisoluble.

Charla larga para escuchar al Matador de siempre.

– ¿Cómo ve el fútbol chileno hoy? ¿En caída, en alza, estancado?

Hace varios años que perdió calidad y nivel. No es por menospreciar, pero por algo hay jugadores de 40 años, jugando bien y no aparece el recambio.

Esteban Paredes va a Coquimbo y hace goles. El “Mago” Jiménez volvió con 37 o 38 a Palestino y es titular, fue a la selección, meritoriamente, no regalado y creo que debió ir a la Copa América. El mismo “Chupete” Suazo, que vuelve a los 40 años y haciendo goles. En un fútbol más competitivo, de más alto nivel, no podrías hacerlo.

Esto te hace pensar que no está tan bien el fútbol chileno, que el nivel no es tan alto; se ve en los torneos, se aprecia una irregularidad en los equipos grandes.

En Primera B es mucho peor. Es un torneo muy parejo, que ganas al puntero y pierdes con el colista, o te toca una cancha horrible, o un árbitro que te cobró un penal que no existe o un gol que no fue y no hay nada que hacer, porque no hay VAR.

– ¿Eso se nota también en la selección?

En las eliminatorias, más allá de que Chile debió ganar por goleada, empató con Bolivia, y perdió con Venezuela. Los dos que fueron eliminados en la fase de grupos de la Copa América.

Y de la fecha triple de septiembre, ni hablar. El punto en Quito, una derrota cerrada con Brasil y la debacle en Barranquilla ante Colombia.

Además, le ganaste 1-0 a Bolivia, en el segundo tiempo sufriendo un poco y no tenían al único que hace goles, Martins, que, si hubiera estado, con las oportunidades que se creó, nos hubiera complicado más y capaz que nos empataba.

A mi juicio hay algo que no se ve y es que los jugadores se van muy jóvenes, pasa uno o dos años, en que se pierden un poco, porque no van a llegar a jugar afuera. Pero esos dos o tres años son los de maduración o aprendizaje para que vuelvan después a la selección.

Entonces, ¿por qué la selección es competitiva?, porque los jugadores juegan afuera, desaparecen un tiempo, pero luego vuelven, como pasó con (Francisco) Sierralta.

Al menos, vamos a tener selección, pero al fútbol chileno va a ser difícil levantarlo.

Lee la entrevista completa con Marcelo Salas en la primera edición de Tribuna Andes. Puedes verla gratis aquí