fbpx

Malaimagen: La vida en blanco y negro

El dibujante Malaimagen agudiza su mirada del acontecer nacional en cada una de sus viñetas. Pero también para analizar al club de sus amores. Recuerda el inicio de su pasión alba, los triunfos más recordados, las derrotas más duras e incluso arma al Colo Colo de todos los tiempos.

Sáquele punta al lápiz y sumérjase en su alucinante mundo.

Guillermo Galindo, o Malaimagen como se le conoce en el mundo de los dibujos, es colocolino. Muy colocolino. Esta es la historia.

Desde su origen. “Soy colocolino desde chico, cuando me empezó a interesar el fútbol. En verdad, en mi casa no eran muy futboleros, y a mí me empezó a gustar como el 94, cuando tenía como 13 años”, rememora.

-O sea que no vivió la Copa Libertadores de 1991…

“No sabía nada de fútbol para la Libertadores. Lamentablemente me la perdí y, además, mi papá era de la U. Entonces en mi casa no había ambiente futbolero para nada. Pero conecté con Colo Colo cuando me empezó a gustar el fútbol, fue el equipo que me llamó la atención, el que me apasionó y fue lo primero de lo que me hice fanático en la vida, porque no era tan fanático de la música, o de esas cosas que le gustaba a la gente de mi edad. A mí me gustaba dibujar y cuando me empezó a gustar el fútbol rayé con Colo Colo, me hice hincha y empecé a ir al estadio. Al principio mi viejo nos llevaba a mi hermano y a mí, después empecé a ir con amigos y después solo».

-¿Y quién le llamaba la atención del equipo de 1994?

Me encantaba Fernando Vergara, a (Marcelo) Barticciotto lo vi jugar. Era muy fanático del Rambo Ramírez, probablemente por su personalidad, me llamaba mucho la atención, esa personalidad extrovertida.

Me gustaba mucho Pedro Reyes y me dolió cuando se fue a la U. Estaba (Claudio) Arbiza, (Javier) Margas, Marcelo Espina… cuando estaba Ivo Basay yo era fanático de él, me encantaban esos delanteros como flacos y chascones, que eran como Zamorano sin ser Zamorano, y había hartos jugadores con los que rayé mucho, como Toninho, era muy particular en esa época ver a brasileños en Colo Colo.

-¿Juntaba álbumes?

Recortaba la página deportiva del diario y me hacía tablas de posiciones todas las semanas. También tengo algunas revistas Don Balón de la época, donde venían los pósters que uno coleccionaba, pero yo anotaba todos los resultados y tenía una memoria que ahora envidio. Me podía acordar de todos los resultados del campeonato nacional, sean o no sean de Colo Colo. Sabía cómo habían quedado La Serena con Coquimbo o Regional
Atacama con Provincial Osorno, no sé por qué me acordaba de todo».

«Veía los goles en el noticiero y después la cambiaba para verlos en otro noticiero, y estaban Julio Martínez, Milton Millas. Y lo primero exportable que tuvimos a nivel mundial era Iván Zamorano. Cuando fue el Pichichi fue alucinante para mí, porque en ese tiempo no es como ahora en que la selección llega a finales.

Lee gratis la entrevista completa en nuestra revista digital. Accede a ella aquí

About the author

Pablo Aravena Wrighton (1969) es un periodista deportivo, cuya carrera comenzó en 1990 en el diario El Sur de Concepción. Fue reportero en las revistas Don Balón y El Gráfico Chile, y subeditor en Deportes de El Mercurio. Hoy es el editor de revista Tribuna Andes y comentarista de RedGol en La Clave.