fbpx

Juveniles: El envejecimiento del fútbol nacional

A pesar de la obligación de contar con una cierta cantidad de minutos Sub 21, los equipos chilenos han preferido la experiencia antes que a los juveniles al momento de entrar a la cancha. La realidad muestra planteles desbalanceados.

Por Fabio Catalán y Rodrigo Quiroga

Desde el 2 de marzo del 2021, la ANFP tomó la decisión de exigir a los clubes chilenos alinear a jugadores juveniles, Sub 21 o de categorías inferiores, por 1.890 minutos a lo largo de las 30 fechas del torneo nacional. Una norma que viene desde 2015, cuando la exigencia era para muchachos de la categoría Sub20

Desde la organización establecieron que en los duelos de Copa Chile se deben incluir dentro de la plantilla, al menos cinco jugadores chilenos nacidos a partir del 1 de enero de 2001. De estos, deberán jugar al menos tres, sumando 90 minutos en total.

Durante la primera rueda de la actual temporada hubo solo seis equipos que superaron la barrera de los 1.000 minutos juveniles: O’Higgins (1.007); Huachipato (1.080); Deportes La Serena (1.107); Everton (1.111); Universidad de Chile (1.350) y Unión Española (1.350). Estos dos últimos equipos han destacado por tener más minutaje Sub 21. Pero por sobre todo, por la continuidad que les han dado a sus jugadores provenientes de las inferiores.

En el caso de Unión Española, Bastián Yáñez (1.157) y Jonathan Villagra (1.063) totalizaron más de mil minutos cada uno. Son dos de los tres jugadores jóvenes con mayor presencia en el torneo. El equipo azul, debido al bajo rendimiento en materia defensiva de los jugadores con más experiencia, recurrió a su cantera para afirmar la última línea.

Juveniles: Así vienen los tres grandes

El lateral Marcelo Morales es el segundo jugador con más minutos. Acumula un total de 1.097. El defensor central Bastián Tapia, hasta el fin de la primera rueda, contaba con 900 minutos.

Pese a estas reglas, implementadas para fomentar la formación de nuevos jugadores en los clubes chilenos, los directores técnicos, siguen apostando por la experiencia. Privilegian a los que tienen más edad por sobre los más jóvenes.

Un claro ejemplo de este fenómeno es el actual tetracampeón del fútbol chileno. Universidad Católica tiene un promedio de edad de 25,5 años,. Es el plantel más longevo del torneo (solo si consideramos a los jugadores que cuentan con más minutos en la cancha).

José Pedro Fuenzalida (37), Germán Lanaro (36), Luciano Aued (35), superan los 30 años con largueza. Ellos dieron réditos al elenco cruzado, con el histórico tetracampeonato. Sin embargo, el cuadro precordillerano a pesar de la alta edad de su plantel, de forma permanente promociona figuras de sus divisiones inferiores. Clemente Montes; Gonzalo Tapia: Marcelino Núñez, hoy en el Norwich City inglés, y Diego Valencia, transferido a la Salernitana de la Serie A de Italia, son algunos de esos nombres.

Colo Colo muestra una cara especial. Los albos presentaron una alta presencia de jugadores Sub 21 durante el torneo 2021, como Vicente Pizarro, Joan Cruz, Jeyson Rojas. Sin embargo, quizás por la exigencia del título y la llegada de futbolistas de mayor recorrido, el técnico Gustavo Quinteros desestimó a los más jóvenes. Privilegió entonces a jugadores con experiencia como Esteban Pavez, Óscar Opazo o Leonardo Gil. Esto con el objetivo de enfrentar de buena manera los tres torneos que debía disputar el equipo albo (Copa Libertadores, Campeonato Nacional y Copa Chile).

Lee el resto del análisis en el #16 de Tribuna Andes.

Leave a Reply