fbpx

Gabriel Suazo: Madurez de capitán

A los ocho años, Gabriel Suazo dudaba entre el fútbol y el tenis.

Incluso lo apodaban “Chino Ríos”. Con el tiempo supo la razón: “Era porque el revés lo hacía a dos manos y saltando”, cuenta en la sala de prensa del Monumental en los días previos al duelo ante Huachipato.

El deporte siempre estuvo en su vida, en especial cuando su padre administraba el complejo deportivo del MOP, cerca de Las Vizcachas. A su disposición tenía piscina, canchas de fútbol y tenis.

Gabriel Suazo siempre se movió por la zona sur oriente de Santiago. Primero sus padres compraron una casa, detrás del mall Plaza Tobalaba, en Puente Alto.

“Me encantaba jugar fútbol. Mi mamá decía que me levantaba y a las 8 de la mañana iba a buscar a los amiguitos para jugar. Colo Colo Cordillera fue mi primera escuelita, del profe Jorge Ramírez, con quien aún tengo contacto. Jugamos una semifinal y la final fue con Colo Colo Monumental, en el estadio».

«Ahí me vieron, un sábado. Vi a todos los jugadores de ese tiempo: “Chupete” (Suazo), Matías Fernández, Gonzalo Fierro, justo era 2006. En la final me vio el “Rambo” (Marcelo) Ramírez y le dijo al “Chano” (Lizardo) Garrido. Siempre me pedían el carné de identidad, para saber si tenía la edad reglamentaria, sacaba diferencia».

«El “Chano” habló con mi padre y le dijo que viniera a probarme martes y jueves. En ese tiempo no estaba mi categoría, la 97, solo la 96, con Bryan Carvallo, Jorge Araya. Ahí jugaba tenis y fútbol”, cuenta a modo de introducción el 17 de los albos.

-¿Pudo ser tenista?

«Pude. Me gustaba mucho. Incluso, el día que llegué a Colo Colo fue el 6 de agosto, el día de mi cumpleaños. Había pedido todo de tenis: raqueta, muñequera. Lunes y miércoles jugaba tenis, los fines de semana iba a los torneos de tenis. Hoy algo me queda, pero dejé de practicarlo».

Gabriel Suazo y su inolvidable estreno

Su estreno fue con José Luis Sierra en la banca. Suazo no lo olvida. “Si uno se fija, al “Coto” le fue muy bien en todos los equipos. Acá fue campeón y segundo, finalista de la Copa Chile. Tengo muy buenos recuerdos de él. Si bien no participé tanto, fue quien creyó en mí, al subirme al plantel y darme la oportunidad, en un momento en que había jugadores con 15 años que ya estaban en el plantel. Yo tenía 17, casi para 18 y ni siquiera asomaba para los entrenamientos del primer equipo. Uno se empieza a cuestionar, a preguntarse cosas, porque siempre fui proyección de Colo Colo. Es un entrenador que siempre estará en mi recuerdo”.

-¿Pensó en ir a préstamo?
«No lo sé, pero veía muy lejano el plantel. Me preguntaba por qué él sí y yo no. Cuando el “Coto” me ascendió mi padre me dijo que esto no era una carrera de cien metros, sino que un maratón, que debía ser constante.

-¿Cuál era su posición?
Volante por la izquierda, pero pasé por todas las posiciones. De extremo, después de 10, luego de volante central y de lateral izquierdo. Con Claudio Rojas, en línea de tres, me puso de stopper por la izquierda. Él me marcó mucho también, porque me enseñó a marcar, los perfiles. A la larga, esto me ayudó mucho en mi formación. Con Pablo Guede jugué una vez de stopper, contra Palestino en Concepción.

Lee el resto de la entrevista con Gabriel Suazo en el #16 de Tribuna Andes

About the author

Danilo Díaz Núñez (Antofagasta, 1965) es un comentarista, periodista deportivo y escritor. Premio Nacional de Periodismo Deportivo (2009), es el Director de la Revista Tribuna Andes, Presidente del Círculo de Periodistas Deportivos y fue Director de la Revista Don Balón.

Leave a Reply