fbpx

Fútbol Femenino: ¿Y si hubieran invitado a Endler?

Lo más probable es que el último Superclásico de nuestro fútbol femenino no quede en el recuerdo por el 1-0 de Colo Colo sobre U. de Chile.

La lesión de la delantera alba Javiera Grez, quien sufrió una dura caída, congeló las emociones. Mientras la jugadora estaba en el piso, los protocolos -habitualmente bien pensados y mal ejecutados- seguían tirados en algún escritorio.

Ante la ausencia de una ambulancia, un furgón de Carabineros salvó la situación y trasladó a la lesionada hasta un centro asistencial. Tras algunos días, Grez iba de vuelta a su casa sin mayores consecuencias.

Ese miércoles de Superclásico, el fútbol femenino local vivió una jornada vergonzosa.

Fútbol femenino: cara y cruz

Todo esto sucedió pocos días después que Christiane Endler diera otra muestra de su capacidad: logró la Champions League y la liga francesa, y en ambas competiciones fue elegida la mejor arquera.

“Ha sido una muy buena y larga carrera, pero espero poder ganar la Champions League este año con el Olympique de Lyon”, dijo en enero cuando la FIFA la consagró como The Best, la mejor arquera del mundo.

El vaticinio se cumplió a la perfección.

Esas dos realidades obligan a la reflexión. Y ahora es cuando la ANFP (¿o será la Federación de Fútbol?) tendrá que hacer su trabajo.

En serio.

Para mejorar el fútbol femenino.

Para aprovechar el ejemplo de Endler.

Porque es el momento de pensar en el mediano y largo plazo: ¿Cuál es el plan de desarrollo del fútbol femenino? ¿Cuál es el objetivo para esta competencia en 2025 o 2028? ¿Cómo promoverán un torneo en que todos sean protagonistas y puedan desarrollarse? Preguntas básicas para cimentar la base y soñar con una construcción fuerte y con posibilidades de mejora continua.

Aunque también podemos hacer una pregunta más simple: Si la ANFP hubiese invitado a Endler a mirar el Superclásico: ¿la mejor arquera del mundo estaría orgullosa del desarrollo de la competencia nacional?

About the author

Pablo Aravena Wrighton (1969) es un periodista deportivo, cuya carrera comenzó en 1990 en el diario El Sur de Concepción. Fue reportero en las revistas Don Balón y El Gráfico Chile, y subeditor en Deportes de El Mercurio. Hoy es el editor de revista Tribuna Andes y comentarista de RedGol en La Clave.