fbpx

¿Alguna duda de que es clásico? 

Dos jugadores de Colo Colo y Universidad Católica disputan el balón en el clásico. Foto: Pepe Alvujar / Tribuna Andes

El 1-1 en el clásico entre Universidad Católica y Colo Colo transitó por la emoción, aunque el fútbol solo apareció por momentos. El escándalo del final, con agresiones inaceptables en la tribuna “Sergio Livingstone” de barristas cruzados a hinchas albos que no debían estar en el estadio, puso otra vez a la violencia como punto central.  

El clásico estaba cerrado, con la UC en ventaja desde los cuatro minutos por el penal que Fernando Zampedri anotó luego de la falta de Óscar Opazo a Cristián Cuevas. Colo Colo, superado en el lapso inicial, mejoró en el complemento, pero no le alcanzaba para erigir a Sebastián Pérez como figura del cotejo. Hasta que vino la jugada que permitió a la escuadra de Gustavo Quinteros llevarse la igualdad. 

Un zurdazo cruzado de Leonardo Gil, de izquierda a derecha, encontró a Pablo Solari con mucho espacio y las dudas de Cuevas en el retroceso. Después la pausa del argentino, el pique y el centro de Opazo para la definición con la derecha de Alexander Oroz. Era el 1-1 en los 89, que permitió al Cacique llevarse un punto desde la precordillera. No era fácil el clásico para el local. La salida del entrenador Cristian Paulucci ilustraba el mal momento del equipo.  

La oncena elegida por Rodrigo Valenzuela intentó copar las bandas, con Raimundo Rebolledo y José Pedro Fuenzalida en la derecha, mientras Alfonso Parot y Cuevas cubrían la izquierda. Al frente, los albos sintieron las ausencias de Emiliano Amor, Gabriel Costa y Juan Martín Lucero. La inclusión del venezolano Christian Santos no resultó y el 1-0 parcial del primer tiempo se justificó. Incluso Fuenzalida tuvo el 2-0. 

En el complemento, en especial con el ingreso de Carlo Villanueva, quien comenzó a abastecer a los incisivos Solari y Cristián Zavala, el cotejo se emparejó. El 1-1 pilló mal parado al fondo cruzado, que estuvo cerca del drama cuando Solari estrelló un derechazo en el poste, luego de una maniobra que inició Zavala en la izquierda. 

Después de la paridad vino el escándalo en el clásico. Una turba de barristas de Universidad Católica llegó hasta la zona de la tribuna oficial y de prensa para agredir a un grupo de forofos albos, infiltrados quizás con entradas de cortesía, porque no estaba permitida la presencia de público visitante. Una locura en medio de gente que solo quería ver el partido. ¿Cómo llegaron hasta ese sector los delincuentes que quisieron marcar territorio como pandilleros? ¿Alguien les abrió una puerta? ¿Los guardias arrancaron para proteger su integridad? ¿Quién entregó los tickets a los seguidores del Cacique, un par de ellos con tatuaje de la Garra Blanca cuando se sacaron la polera para festejar el tanto del empate? 

Son las preguntas que requieren respuesta, aunque el tema de fondo es el de siempre. El fútbol está superado por los bandidos y los clubes casi a merced de los violentos, mientras el Estado no tomas las decisiones que corresponde.  

En una semana clave, Colo Colo recibe a River Plate y la Católica a Flamengo, en el marco de la Copa Libertadores. La contingencia no puede dejar en el archivo el bochorno que vivimos en San Carlos de Apoquindo. 

Clasificación ofrecida por SofaScore LiveScore
About the author

Danilo Díaz Núñez (Antofagasta, 1965) es un comentarista, periodista deportivo y escritor. Premio Nacional de Periodismo Deportivo (2009), es el Director de la Revista Tribuna Andes, Presidente del Círculo de Periodistas Deportivos y fue Director de la Revista Don Balón.